Seis maneras en que correr y caminar benefician su salud mental

Una mujer corre sola por una acera con la chaqueta blanca On Weather

Correr y caminar son excelentes maneras de ponerse en forma y desarrollar un estilo de vida saludable. Muchas personas se centran en los beneficios físicos de correr y caminar como razones para practicar este deporte. Pero, ¿sabías que los beneficios mentales son igual de significativos?

Cuidar tu salud mental es tan importante como tu salud física, y hay muchas razones por las que correr y caminar son excelentes para tu mente.

endorfinas

Un hombre y una mujer chocan los cinco en una pista

Probablemente hayas oído hablar del muy buscado «subidón del corredor». Según un artículo publicado en Corteza cerebral por Henning Boecker, el subidón del corredor es “un estado de euforia resultante de correr largas distancias”.

El artículo describe cómo el ejercicio continuo hace que tu cuerpo libere endorfinas, afectando la región frontal de tu cerebro. Las endorfinas interactúan con los receptores de opioides en el cerebro, lo que disminuye la percepción del dolor y aumenta la sensación de placer. Estas endorfinas son la razón por la que muchas personas se sienten tan bien después de una larga carrera o caminata.

Las investigaciones muestran que correr y caminar también pueden proporcionar un alivio a largo plazo para quienes luchan contra la depresión. «Para algunas personas funciona tan bien como los antidepresivos, aunque el ejercicio por sí solo no es suficiente para alguien con depresión severa», dice el Dr. Michael Craig Miller, citado en un artículo de 2021 para Carta de salud de Harvard.

Dormir mejor

El sueño juega un papel esencial para permitir que nuestras mentes y cuerpos funcionen de manera óptima. Según un artículo publicado por Sleep Foundation, «dormir lo suficiente facilita el procesamiento cerebral de la información emocional». La investigación ha demostrado que el sueño y la salud mental están más entrelazados de lo que los científicos habían pensado anteriormente. Si realmente quieres nutrir tu salud emocional, trata de dormir entre siete y nueve horas por noche. Hacer ejercicio regularmente puede ayudarlo a mantener un horario de sueño regular.

No es ningún secreto que correr y caminar realmente pueden agotarte. La buena noticia es que no se necesita un régimen de ejercicio extremo para mejorar el sueño. Según un artículo publicado en Revista estadounidense de medicina del estilo de vida por el Dr. Matthew P. Buman, «cantidades moderadas de ejercicio, que se pueden obtener a través de una variedad de medios, como caminar a paso ligero y entrenamiento de resistencia, son suficientes para mejorar la calidad del sueño». Entonces, ya sea que esté caminando unas pocas millas cada día o entrenando para una maratón, debería notar una mejora en su capacidad para conciliar el sueño y permanecer dormido.

El alivio del estrés

Un hombre y una mujer salen a caminar juntos con equipo de visibilidad por la noche

Para muchos adultos, no hay mejor manera de relajarse después de un largo día que salir a caminar o correr. Golpear el pavimento puede ser una excelente manera de despejar la mente y sacudir el estrés del día.

“Me gusta correr inmediatamente después del trabajo, antes de la cena. Encuentro que tengo más energía en ese momento del día y me ayuda a hacer la transición de la mente del trabajo a la mente del hogar”, dice Josh Johnston, un ávido corredor que entrena con el Fleet Feet Delray Beach Running Club.

“Salir y correr duro me ayuda a quemar la ansiedad y la energía nerviosa. También me da la oportunidad de pensar en lo que está pasando en mi vida y cómo resolver problemas en el trabajo”, explica Johnston.

“Por lo general, me siento más conectado a tierra y sereno después de una carrera, incluso si estoy físicamente exhausto. No puedo recordar un momento en que terminé una carrera y no me sentí feliz”.

Correr y caminar no solo brindan un alivio del estrés a corto plazo, un artículo de 2014 concluyó que «las personas que hacen ejercicio regularmente son más resistentes a los efectos emocionales del estrés agudo». El artículo, escrito por Emma Childs y publicado en Fronteras en fisiología, examinó las respuestas al estrés entre individuos que hacían y no hacían ejercicio con regularidad. Los participantes que hacían ejercicio con regularidad experimentaron una disminución menor en el afecto positivo que los que no hacían ejercicio.

Autoestima mejorada

Correr es difícil. Presionar a su cuerpo para que tolere la incomodidad es el tipo de desafío que ayuda a muchos corredores y caminantes a encontrar más seguridad en sí mismos en su vida cotidiana.

Victoria Phillippi, propietaria y fundadora de Run4PRs Coaching, dice que correr la ayudó a desarrollar más confianza y creer en sí misma.

“Cuando me convertí en adulto, comencé a sentirme menos confiado”, dice Phillippi. “El mundo es un lugar grande lleno de oportunidades, pero cuando no estás seguro de tus habilidades o fortalezas, es difícil tener la confianza necesaria para hacer realidad tus sueños. Cuando comencé a correr, me dio un espacio para esforzarme diariamente de una manera pequeña. Me sentí más seguro esforzándome por correr que en la vida real”, dice.

Phillippi pasó de vivir un estilo de vida sedentario a convertirse en trece veces clasificado para el maratón de Boston. “Con el tiempo, gané confianza en mis habilidades para correr. Esa confianza comenzó a extenderse a otras áreas de mi vida. Terminar una carrera dura me dejó con la mentalidad de que todo es posible y puedo sobrevivir más de lo que pienso”, dice. “Cuando aplicas esta mentalidad a otras aventuras en la vida, te vuelves imparable”.

Confianza corporal

Una mujer con un sostén deportivo para hacer ejercicio en una pista

Existe un mito en el mundo de las carreras que, para ser un corredor exitoso, necesitas tener un cierto tipo de cuerpo. Las imágenes de corredores de élite con abdominales tonificados y músculos tensos aparecen constantemente en las portadas de las revistas y en las redes sociales. Pero, para algunos corredores, correr les ha ayudado a encontrar la paz con sus cuerpos.

“Antes de empezar a correr, estaba súper consciente de mi cuerpo. Nunca mostraría mi estómago y siempre usaría blusas y pantalones holgados”, explica Danielle Foti, una maratonista que corre con los West Boynton Road Runners. “Correr ha mejorado significativamente mi imagen corporal. Tal vez sea entrenar en el calor, pero correr me ha dado la confianza para correr con un sostén deportivo y pantalones cortos sin pensarlo dos veces”.

“También ha cambiado totalmente mi forma de pensar sobre el abastecimiento de combustible. Me di cuenta de que para alimentar mi cuerpo adecuadamente y lograr mis objetivos, tenía que aumentar mi consumo de calorías. Mi cuerpo y mis músculos se sienten mucho mejor cuando les brindo la nutrición adecuada. Descubrí que puedo correr más rápido y por más tiempo”, dice Foti.

Correr y caminar puede proporcionar a los atletas un cambio de mentalidad necesario para pasar de centrarse en cómo se ve su cuerpo a cómo se siente. Los objetivos basados ​​en el rendimiento, como correr un maratón o caminar 5 km, pueden ser más beneficiosos que simplemente tratar de perder peso.

Enfoque más nítido y memoria mejorada

Correr no solo te ayuda a sentirte mejor, sino que también puede ayudarte a pensar mejor. Según un artículo de Johns Hopkins Medicine, “el ejercicio cardiovascular regular puede provocar el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos para nutrir el cerebro. El ejercicio también puede producir nuevas células cerebrales en ciertos lugares a través de un proceso llamado neurogénesis, lo que puede conducir a una mejora general en el rendimiento del cerebro y prevenir el deterioro cognitivo”. El artículo también demuestra que el ejercicio regular puede mejorar la memoria de trabajo y el enfoque.

Tanto si eres un corredor experimentado como si acabas de empezar a caminar, hay muchas buenas razones para seguir moviéndote. Si está interesado en los beneficios físicos de correr, consulte nuestro artículo «8 maneras en que correr mejora su salud». Es posible que se sorprenda al ver que algunos de los beneficios mentales y físicos de correr y caminar se superponen. Si bien caminar y correr son excelentes para usted, más movimiento no es una panacea. Si cree que puede tener problemas con su salud mental, es importante buscar ayuda de un profesional con licencia.

Deja un comentario